Big Data: una tecnología con fines humanitarios

Big Data: una tecnología con fines humanitarios

15 noviembre 2016

La American Carter Center en colaboración con Palantir (ambas empresas del Silicon Valley) descubrieron, después de analizar más de tres mil videos en Youtube, que los ataques y bombardeos en Siria podían predecirse. ¿Y cómo se consiguió? Gracias al Big Data. A partir de entonces, éste se considera el mejor método de análisis para localizar zonas en peligro y distribuir la ayuda médica de manera más fácil.

Y esta no es la primera vez que el Big Data se utiliza con fines humanitarios. Cuando la epidemia del ébola azotó África, se localizaron a la mayor parte de enfermos a través del OpenStreetMap, una aplicación gratuita que generó movilidad a los equipos de salubridad y ayuda médica. También utilizan el Big Data plataformas como Global Watch Forest, utilizando datos de organismos públicos y organizaciones privadas para mapear zonas verdes en todo el mundo y prever incendios o deforestaciones.

El Big Data se ha convertido en una tecnología necesaria, no sólo para el progreso empresarial sino también social. Pensando en el bien común, sería maravilloso impulsar la colaboración entre entidades públicas y privadas en las que el análisis eficiente de grandes cantidades de datos contribuyese a generar un futuro más bueno para todos.

Con actuaciones como éstas, la formación en Big Data y otras tecnologías afines se han convertido en una oportunidad para la empleabilidad y el desarrollo profesional.