Business Intelligence

Business Intelligence. Tendencia indiscutible 2016

17 febrero 2016

Los datos que maneja una empresa no sirven de nada si no se gestionan y se convierten en información útil para el desarrollo de su actividad. Bajo esta idea nació el Business Intelligence, una técnica que ha de entenderse en constante evolución en cuanto el tipo y el volumen de los datos también lo está.

Tanto el Big Data como el Business Intelligence se postulan como tendencias indiscutibles de cara a los próximos años en el ámbito empresarial. El volumen de datos acerca de las organizaciones y sus clientes aumenta prácticamente por días, y en su buena gestión y análisis puede posicionarse la ventaja competitiva de cada empresa, de ahí la importancia de la formación en BI y en softwares aplicables.

Concretamente los ejes sobre los que va a girar el BI este año 2016 son los siguientes:

  • La independencia del Mobile BI. La Inteligencia de negocios sobre plataformas móviles se convertirá en una de la principales áreas de desarrollo de la tecnología, llegando, según Gartner, al 30% de crecimiento en el uso de herramientas Mobile BI para este 2016. La tendencia móvil de la sociedad actual no sólo empieza a tener consecuencias en el ámbito de la comunicación social sino que las empresas deben empezar a verla no como una oportunidad, sino como una necesidad para su actividad laboral. Esta disponibilidad de los datos no es sólo aplicable de cara al exterior, sino que supone que cualquier trabajador pueda consultar la información requerida esté donde esté, un plus de eficiencia en la actividad de la empresa.
  • Big Data en constante crecimiento. El gran volumen de datos que se mueve en Internet, principalmente en redes sociales, hace que la gestión de esa información sea uno de los objetivos empresariales primordiales. A este respecto, las personas tienden a acudir a datos que se encuentren bien organizados y con rapidez de acceso, siendo de gran importancia un departamento preparado para ello y unas aplicaciones de desarrollo cada vez más a mano de cualquier organización. Un ejemplo claro de todo esto es el gran volumen de datos que se mueve a diario a través de la nube.
  • Los datos proceden de todas partes. La interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, o lo que conocemos como Internet de las cosas (IoT), va a permitir en este 2016 que cualquier objeto cotidiano sea emisor de información. Esto demuestra, una vez más, que el número de datos no es controlable si no se trabaja en su gestión y organización.
  • Este acercamiento al análisis entendido ya como una labor esencial del día a día, con herramientas de uso diario, provoca que el análisis avanzado de datos ya no esté supeditado a analistas expertos. Tienen que ser las propias empresas en su actividad diaria las que aprovechen ese gran flujo de información en su propio beneficio.
  • Agilidad en el análisis de datos. El hecho de incluir el análisis de datos como una labor diaria de la empresa hace que la misma pueda responder más ágilmente a la demanda de información y cambios que se le planteen.

Como vemos, el crecimiento del BI está supeditado al crecimiento imparable del volumen de datos, lo que provoca a su vez que tanto la tecnología como las técnicas utilizadas para su gestión avancen a gran velocidad. Esta tendencia provoca que las empresas ya no se planteen la necesidad de realizar análisis de datos, sino la de llevar a cabo análisis más avanzados para responder a cuestiones más profundas.

Esta necesidad, junto a la aparición de nuevos métodos para administrar la BI de autoservicio, hacen que la formación en esta área, una de las novedades en nuestro catálogo, sea imprescindible para la buena gestión empresarial en la actualidad.