Docker busca nuevos inversores

Docker busca nuevos inversores

23 octubre 2019

Hoy día todos los programadores conocen qué es Docker y cuáles son sus ventajas. Si alguno no se ha enterado ya, Docker es un proyecto de código abierto que automatiza el despliegue de aplicaciones dentro de contenedores de software, proporcionando una capa adicional de abstracción y automatización de virtualización de aplicaciones en múltiples sistemas operativos. Por tanto, se agiliza el desarrollo de web apps y backend, además de dividir y facilitar las tareas de programación.

Hace unos años organizamos uno de nuestros seminarios profesionales "Docker: un futuro lleno de contenedores" vaticinando el buen resultado de este proyecto, rey de los desarrollos agile y la metodología DevOps.

Pero que un proyecto de este tipo traiga éxitos profesionales no implica que también reporte beneficios económicos. Recientemente se ha sabido que la compañía no está pasando uno de sus mejores momentos. Al parecer, están buscando inversores para asegurar más financiación que les permita cumplir con su estrategia prevista. Al menos, esta es la explicación que Rob Bearden, CEO de la empresa, les ha dado a sus trabajadores.

A lo largo de su historia, Docker ha contado con el apoyo financiero de varias compañías, pero no ha podido dar beneficios, ni mucho menos salir a bolsa o generar nuevas vías de ingreso. ¿Cuál parece ser el problema? Un plan de negocio poco sólido y la competencia que le ha salido a Swarm, su programa de orquestación de contenedores: Kubernetes, un sistema de código libre para la automatización del despliegue diseñado originalmente por Google.  Docker será la referencia del segmento de los contenedores, si bien no es la única tecnología de contenedores. La adopción de Kubernetes está siendo tan masiva que incluso la propia Docker ha empezado a trabajar con esta tecnología, dejando al lado a una solución nativa que solo podía trabajar con contenedores creados en Docker.

Independientemente de las circunstancias de Docker, está claro que la incorporación de DevOps y Agile en el desarrollo IT es una realidad. DevOps promueve un proceso de integración y despliegue continuo completamente automatizado para permitir lanzamientos frecuentes; Agile ofrece la capacidad de adaptarse rápidamente a los requisitos cambiantes y una mejor colaboración entre diferentes equipos. Los profesionales TIC deben adaptarse a las nuevas metodologías de trabajo para optimizar recursos y funcionar de manera eficiente.