La ciberseguridad, más presente que nunca

La ciberseguridad, más presente que nunca

11 junio 2018

Como ya adelantamos a principios de año, la ciberseguridad en este 2018 se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios en todos los ámbitos de la sociedad. Los constantes ataques cibernéticos con los que se han visto afectadas organizaciones de todo tipo han hecho que se hayan endurecido los protocolos.

Uno de los últimos casos sonados ha sido el de la plataforma de distribución digital de videojuegos Steam, que durante diez años ha sufrido una vulnerabilidad que ha permitido, mediante un "exploit", acceder a la información y controlar los ordenadores de los usuarios. Otro caso que conocimos en el mes de mayo fue el de la red social Twitter, aunque en esta ocasión no fue causa de un ataque de hackers si no que, debido a un error de sus informáticos en la encriptación de los datos, las contraseñas de los usuarios no se enmascararon en su sistema interno y los datos quedaron expuestos sin protección alguna. No obstante, la compañía lanzó un anuncio recomendando el cambio de las contraseñas de los usuarios y aseguró que el problema había sido resuelto, sin tener constancia de que esa información hubiese sido robada a través de algún ataque informático.

 

Los principales amenazados: dispositivos móviles

En este contexto de riesgo de robos digitales, los dispositivos móviles son los principales afectados. Esto es así debido al aumento del uso de este tipo de aparatos en la vida cotidiana. Los hackers realizan robos en este tipo de dispositivos porque existe una mayor posibilidad de poder propagar el ataque. En este sentido, el Centro Criptológico Nacional (CCN-CERT) ha recomendado a los usuarios llevar a cabo una serie de medidas para garantizar la correcta seguridad de sus dispositivos, a través de su "Informe de Amenazas CCN-CERT IA-10/18 Dispositivos y Comunicaciones móviles". Entre las principales se encuentran:

  • Código de acceso robusto asociado a la pantalla de bloqueo.

  • Hacer uso de las capacidades nativas de cifrado del dispositivo móvil con el objetivo de proteger toda la información.

  • Mantener actualizado el sistema operativo y las apps.

  • No conectar el dispositivo a puertos USB que no son de confianza, ni operar en redes Wi-fi abiertas, así como descargar aplicaciones que no provengan de fuentes seguras.

  • Deshabilitar todas las interfaces de comunicación inalámbrica que no vayan a ser utilizadas de forma permanente.

  • Hacer uso del protocolo HTTPS.

  • Realizar copias de seguridad periódicamente de los contenidos que se desean proteger y conservar.

Bajo estas premisas, la e-confianza parece ir recuperándose poco a poco tras la pérdida de la misma durante el año 2017. Así, en uno de los "Estudios sobre la Ciberseguridad y Confianza de los hogares españoles" que realiza el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI), se observa cómo casi 7 de cada 10 usuarios (68,5%) consideran que su ordenador o dispositivo móvil se encuentra razonablemente protegido, frente a las potenciales amenazas de Internet. Sin embargo, también se confirma que el 67,1% de los usuarios de ordenadores y el 28,1% de dispositivos Android, no se percata de las infecciones existentes en sus equipos.

De cualquier modo, lo que está claro es que la ciberseguridad está a la orden del día y de importancia en cualquier estamento empresarial y de la sociedad.