Atrás

Groovy y Scala, estado actual

Queremos fijarnos en la situación por la que pasan actualmente dos eternos aspirantes al cetro de Java como lenguaje más empleado de la JVM.

Eso es, lo has adivinado, son Groovy y Scala. Estos dos lenguajes que abanderaron los nuevos lenguajes de la JVM, nunca han llegado a explotar. Y es que para los desarrolladores cambiar de lenguaje casi siempre da pereza, pese a las bonanzas que nos puedan ofrecer.

En un principio parecía que Groovy era el candidato óptimo: mejoraba mucho la sintaxis, la hacía más legible y más corta, y la compatibilidad con Java estaba asegurada. Pero todo quedó en eso.

Después de unos años de declive, ahora este lenguaje parece que empieza a recuperar terreno de la mano de su capacidad como lenguaje de "scripting", ya que son varias las herramientas que lo emplean, desde Liferay para la definición de workflows, hasta Jenkins para la definición de "pipelines". El "scripting" está de moda.

Cada vez es más habitual que aplicaciones finales incluyan la posibilidad de lanzar un pequeño algoritmo creado ex profeso, que dota de una flexibilidad y potencia muy interesantes a estas aplicaciones.

Pero no todo son buenas noticias para Groovy, dado que hay otros lenguajes que se posicionan para ocupar ese puesto, como Python.  Podemos decir que ahora el objetivo de Groovy no es llegar a desbancar a Java, sino desbancar a Python, que actualmente ocupa la posición 4 en el ranking de Tiobe, y subiendo.

Otro caso distinto es el de Scala, lenguaje que apostaba más que por la sintaxis, por el cambio de paradigma a la hora de desarrollar, que aunque es multiparadigma, su principal característica era la Programación Funcional y, a pesar que cada vez está más de moda, el cambio de paradigma de la Orientación a Objetos a funcional nunca fue sencillo. 

También en ese proceso de declive ha pillado a Scala. En este caso, el auge del Big Data y el Machine Learning y de la mano de su principal aliado: Spark, framework de computación en clúster, que ofrece api en Scala y está remontado. Pero, de nuevo no todo son buenas noticias para Scala, ya que hay otros lenguajes orientados a este camino y el gran oponente es Python.

Para reforzar este resurgir, la gente de Scala está preparando una nueva versión que promete salir entre 2019 y 2020, y que evidentemente vendrá con novedades. Os dejo el enlace a un artículo de abril de 2018, donde Martin Odersky, el creador de Scala, comenta las novedades de esta versión.

Este es, pues, el estado actual de estos lenguajes. Han pasado de aspirar a desbancar a Java a convertirse en lenguajes específicos; algo muy de moda últimamente con las arquitecturas de microservicios, donde cada lenguaje puede aportar su punto fuerte en una parte de la gran aplicación.