Atrás

Soap-UI: probando servicios web

No cabe duda de que el mundo del desarrollo siempre avanza con nuevas herramientas, paradigmas y desarrollos. Por eso, a día de hoy, las empresas están enfocándose en un nuevo paradigma: la arquitectura de microservicios.

Los microservicios no dejan de ser pequeñas funcionalidades unitarias, servicios web, que realizan un pequeño negocio y que solo tienen sentido en la suma de ellos, que representarán nuestra aplicación final.

Pero todos estos servicios deben ser probados y, para ello, necesitamos de herramientas potentes o pruebas analíticas coherentes para poder llevar semejante tarea. Y es aquí donde entra SoapUI.

SoapUI es una herramienta para realizar un buen testing de nuestros servicios web.

Se trata de una suerte de IDE (muy parecido a los famosos Eclipse, Netbeans, etc) que trabaja con un Workspace del usuario, creando proyectos de testing.

Con capacidad para crear buenísimos Mocks y hacer llamadas remotas a nuestros servicios reales, para probar sus retornos, con extensas validaciones que podemos construir y automatizar. SoapUI tiene lo que todo desarrollador testing necesita.

Muy enfocado a realizar nuestras pruebas unitarias, nos ahorra tiempo por su enfoque: sencillo, práctico y muy autodidacta. No se necesita un montón de documentación para hacerte con él, lo que es una garantía de éxito de la herramienta.

Por si eso no fuera poco, SoapUI viene con la posibilidad de hacer pruebas de carga y rendimiento, haciendo peticiones simultáneas a nuestros servicios, enfocándonos en los resultados y en cuántas de esas ejecuciones han ido correctamente.

También disponemos de la posibilidad de securizar nuestros servicios, mediante diferentes posibilidades como un token de autorización.

El enfoque que deberíamos dar a esta herramienta es el enfoque de caja negra, haciendo llamadas y testing a los diferentes servicios, preocupándonos solo de la entrada y salida de estas cajas negras. No debe preocupar lo que hace el servicio, sino el retorno y entrada de los datos. A un buen tester de microservicios se le considera con un conocimiento global y conjunto de la aplicación, es decir, de todos los microservicios en los que se ve envuelto.

La fuerza de SoapUI también se encuentra en la relación con otros IDE’s o herramientas y, por supuesto, aquí hay que dejar un espacio a la buena pareja que hace con Jenkins como servidor de integración continua. Y es que, a día de hoy, debemos orientarnos a un posible ambiente de DevOps, utilizando las últimas herramientas disponibles en el mercado que sean eficaces.

 

¿Conectamos?

Da un paso adelante con nosotros
suscribete a nuestro newsletter

Suscripción

Últimos posts publicados